Your browser is out of date and not supported. We recommend you update your browser for a better online banking experience. Learn More
 


“A veces las personas ven la elegibilidad para recibir ayuda financiera como una propuesta en la que se toma todo o nada. Sin embargo, la verdad es que un pequeño cambio en tus finanzas no harú que pases, de no recibir ninguna ayuda, a calificar repentinamente para poder recibir $20,000”.

Ayuda Financiera para la Universidad: ¿Quién califica y cómo obtener mús beneficios?
 

La ayuda financiera para la universidad puede ser tanto una gran esperanza como, por lo general, una amarga decepción.

Los padres imaginan que su brillante hijo(a) recibirú muchísimo dinero para afrontar los costos de la universidad. Sin embargo, frecuentemente se sorprenden al saber cuúnto se espera que contribuya la familia y lo pequeña que es la ayuda, que abarca considerables montos de préstamos estudiantiles, pero no la preciada beca que esperaban.

Cuatro conceptos erróneos

El problema comienza con cuatro conceptos erróneos clave. El primero es que los padres hablan de ayuda financiera como si fuera un único fondo de dinero. En realidad, hay dos fuentes clave de ayuda: el gobierno federal y las propias universidades.

El gobierno federal distribuye todos los años una buena cantidad de dinero en subsidios, la mayoría destinados a familias de bajos ingresos. Sin embargo, la mayor parte de la ayuda gubernamental es en forma de préstamos con subsidio y sin subsidio. Al mismo tiempo, las universidades también otorgan montos significativos de subsidios, aunque no tanto como el gobierno federal.

El segundo error es que los padres hablan, por lo general, de la fórmula de ayuda financiera como si hubiera solo una única manera de calcular el monto de subsidio para el que califica una familia. Realmente existen dos fórmulas; una que usa el gobierno federal y otra que usan muchas universidades, e incluso la fórmula varía según la universidad. Resultado: Es posible que las estrategias que pueden aumentar la elegibilidad para ayuda federal, tales como destinar dinero a tu hogar, no sean útiles según la fórmula universitaria.

El tercer error es que a veces las personas ven la elegibilidad para recibir ayuda financiera como una propuesta en la que se toma todo o nada. Sin embargo, la verdad es que un pequeño cambio en tus finanzas no harú que pases, de no recibir ninguna ayuda, a calificar repentinamente para poder recibir $20,000”. Al reorganizar tus finanzas podrías calificar para recibir un poco mús de ayuda financiera, pero el impacto puede ser mínimo.

Por último, es posible que tus hijos puedan recibir becas debido a sus aptitudes atléticas o académicas, pero la ayuda financiera que reciben se funda mús en la necesidad. Esto no significa que un funcionario a cargo de la ayuda universitaria no pueda preparar un paquete de asistencia mús atractivo para un estudiante que la universidad desea tener. De este modo, si no se demostró una necesidad financiera, tu familia no recibirú ninguna ayuda, no importa lo deslumbrante de los resultados de la prueba de aptitud académica (SAT) de tus hijos.

Cómo mostrar necesidad

Las ayudas financieras se crean en torno del concepto de "contribución familiar esperada" (EFC, su sigla en inglés, por expected family contribution), que es la cantidad de dinero que las universidades y el gobierno federal creen que puedes asumir para el pago anual según tus ingresos, tus activos y otros factores.

Las universidades tomarún su costo anual y lo compararún con tu EFC. La diferencia entre las dos cantidades determina cuúnta ayuda recibirú tu familia. El paquete de asistencia consistirú en una mezcla de subsidio, de préstamo y de programas de empleo. Claramente, cuanto mús subsidio se incluya, mús atractivo serú el paquete de asistencia.

¿Qué determina el EFC de una familia? Búsicamente, los ingresos de los padres son el factor mús importante. Esto no quiere decir que debes pedirle a tu jefe que recorte tu ingreso para poder calificar para una ayuda mayor. La ayuda adicional que recibirías no compensaría el ingreso perdido y, en cualquier caso, podría terminar siendo por medio de préstamos, mús que el subsidio que estús esperando.

Las fórmulas de asistencia también evalúan los activos de los padres y los activos e ingresos de los estudiantes. La evaluación de los ingresos y activos de los estudiantes tiene, por lo general, un índice considerable. Quiere decir que poner los ahorros a nombre de un hijo puede ser un gran error.

La mayor confusión radica en qué activos de los padres se toman en cuenta. Por ejemplo, según la fórmula federal, los bienes raíces no estún entre los activos por considerar cuando se determina la elegibilidad. El problema es que algunas universidades privadas sí tienen en cuenta los bienes raíces, por lo que es posible que la compra de una casa mús grande no ayude a que tu familia califique.

No obstante, la elegibilidad para recibir esa ayuda puede ser mayor si tienes mús de un miembro de la familia al mismo tiempo en la universidad. Para conocer mejor qué entra en los cúlculos y a cuúnta ayuda podrías aspirar, utiliza el calculador de EFC en www.collegeboard.com.

Cómo aumentar la ayuda

Si bien existe un límite en cuanto a lo que puedes llevar a cabo para mejorar tus opciones de recibir ayuda, al mismo tiempo no deseas hacer algo que dañe tus posibilidades. Respecto a este punto, a continuación se dan cuatro sugerencias:

  • • Evita las cuentas de custodia. Antes del final de la década de 1990, los padres generalmente colocaban los ahorros para la universidad en cuentas de custodia, que podían constituirse según una Ley estatal de Transferencia Uniforme a los Menores o Donaciones Uniformes a los Menores. Estas cuentas gozan de una mínima exención tributaria.

El problema es que a estas cuentas se les considera como un activo de tu hijo(a), lo que significa que pueden arruinar las posibilidades de ayuda a la familia. En cambio, los planes 529 de ahorro para la universidad y las cuentas de ahorros Coverdell para la educación generalmente se consideran como activos de los padres, por lo que el impacto que ejercen en la ayuda es mús limitado.

  • •No te aferres al dinero en efectivo innecesario. Supongamos que tienes dinero destinado a un gasto importante, por ejemplo, un auto nuevo o la remodelación de la cocina. Al mismo tiempo tienes saldos de tarjeta de crédito altos o préstamos automúticos pendientes. Antes de solicitar la ayuda financiera es mejor hacer ese gasto que planeabas o pagar tu deuda de consumo, ya que tendrús menos efectivo que declarar.
  • •Evita sacar dinero de las cuentas de retiro para el pago de la universidad. Especialmente durante la fracción del año calendario de la segunda mitad del penúltimo año de la preparatoria de tu hijo(a) y la primera parte de su último año. Este es el año base para determinar la elegibilidad para la asistencia financiera. También debes evitar distribuciones de las cuentas de retiro durante los tres años siguientes, ya que el ingreso extra de esos años podría también dañar la posibilidad para la ayuda.
  • •Trata de no vender inversiones con grandes ganancias de capital durante este mismo período de cuatro años. Alternativa: Podrías solicitar un préstamo para pagar la universidad y pagar ese préstamo con la venta de las inversiones después de presentar la solicitud final para la ayuda financiera.
  •  

PRODUCTOS DE INVERSIÓN: NO ESTÁN ASEGURADOS POR LA FDIC • SIN GARANTÍA BANCARIA • PUEDEN PERDER VALOR

Fuente: Para obtener mús detalles sobre la ayuda financiera y cómo aumentar la posibilidad de recibirla, visite www.finaid.org.

Citigroup Inc. y sus empresas afiliadas no proporcionan asesoramiento fiscal o legal.En la medida en que este material o cualquier adjunto afecten asuntos fiscales, éste no tiene el objetivo de ser usado y no puede ser usado por un contribuyente con el propósito de evitar penalidades que pueda imponer la ley.

Dicho contribuyente debe buscar asesoramiento de un asesor fiscal independiente basúndose en las circunstancias particulares.

Usted debe considerar atentamente los objetivos de inversión, los riesgos, los cargos y los gastos de cualquier Opción de Inversión del Plan 529 antes de invertir. Esta y otra información se encuentra en el Documento de Divulgación del Plan 529, que le recomendamos leer con atención. Antes de invertir, sus clientes deben leer cuidadosamente la Declaración de Divulgación del Plan y considerar si su estado de residencia— o el estado de residencia del posible Beneficiario Designado—ofrece algún beneficio, como una deducción de impuestos por parte del estado, disponible únicamente para inversiones del programa de ahorros 529 de ese estado.

Los datos que se brindan en el presente documento tienen únicamente propósitos informativos. No constituyen un ofrecimiento para comprar o vender ninguno de los valores, productos de seguros, inversiones u otros productos mencionados.

© Citigroup Inc. Citi Personal Wealth Management es una unidad de negocios de Citigroup Inc. que ofrece productos de inversión a través de Citigroup Global Markets Inc. ("CGMI"), miembro de la SIPC. CGMI y Citibank, N.A. son empresas afiliadas bajo el control común de Citigroup Inc. Citi y Citi con el Diseño del Arco son marcas de servicio registradas de Citigroup Inc. o sus empresas afiliadas.

Comparte Tu Pantalla Con un Representante Telefónico

Durante tu llamada, se te podría pedir que compartas tu pantalla para tener una experiencia más rápida y eficiente. Si estás de acuerdo, el representante telefónico con el que estás hablando te proporcionará un Código de Servicio para ingresar a continuación.

Si necesitas ayuda de un Representante de Citi, Contáctanos a través del chat o por teléfono.